Archivo de la categoría: Cómics

Cigarrillos del Edén: Nuevo cómic revive la juventud de los 90s

Editado por Acción Comics, “Cigarrillos del Edén” será una de las novedades de la historieta local en la Comic Con Chile 2018. 

Antes de la generación “millennial”, la vida tampoco era fácil para los jóvenes. Sin smartphones y con expectativas menos globales, el desafío de crecer y hacerse adultos lucía igual de complejo que hoy, y estar disconforme era una opción que se reducía solo a los más rebeldes. Sobre esa juventud de los noventa, habla el nuevo cómic de la editorial Acción Comics (casa editorial de El Gran Guarén, El Ejército de Dios, Las Armas del Metabarón y Conan, entre otros).

Ambientada en los suburbios santiaguinos, Cigarrillos del Edén transcurre en un verano que será el último para un grupo de amigos; veinteañeros en el trance de decidir el rumbo que tomarán sus vidas (asumiendo las obligaciones del “mundo adulto” o insistiendo en sus vocaciones personales) luego que uno de ellos tenga la opción de hacer su práctica profesional fuera de la capital, con la posibilidad de no volver. Las historias del grupo – apuntando al género slice of life, más cercano a una teleserie que a un cómic de superhéroes – giran en torno a situaciones, anécdotas y personajes comunes a cada barrio, en un rescate al folklore urbano teñido de rock y contracultura que van encadenándose en un largo adiós de estos jóvenes al entorno que acogió sus mejores años y ahora (por decisión propia o llevados por las circunstancias) van dejando atrás.

Según explica el creador y guionista Gonzalo Oyanedel (El Ejército de Dios, El Viudo, Malas Calles), Cigarrillos del Edén nace con la idea de “rescatar las memorias de esos veranos de vacaciones y esos fines de semana que prometían ser eternos. Al final no solías hacer mucho, pero juntarse con los amigos, leer o escuchar algo o ver una película de trasnoche resultaba valioso”. Sobre los personajes, asegura que “recrean gente que conocí. Amigos y conocidos que tenían en común una cuota de inconformismo y muchas inquietudes, lo que debería ser un rasgo común a los jóvenes”.

Sobre la comparación de esa juventud con los actuales millennials, Oyanedel asegura que “aunque existen obvias diferencias generadas por un mayor acceso a la información, cada generación tiene sus rebeldes; jóvenes insatisfechos con marcar el paso y a quienes ni la popularidad ni las modas les quitan el sueño. Hoy quizás no sea tan difícil acceder a cierto tipo de música, cine, lecturas u otros productos culturales, pero la elección de éstos seguirá forjando amistades y sueños tal como en los años del cassette y el CD”.

Personajes imperfectos

El libro marca además el debut de Sophie Artis en los lápices, quien explica que “traté de crear un grupo dispar, el grupo de amigos que muchos tuvimos al crecer, cuando uno no elegía realmente a los amigos, si no que te tocaba lo que te tocaba. Como una versión local de la pandilla de Archie o el Breakfast Club, pero a la chilena”. En ese sentido, la dibujante asegura que las “imperfecciones” jugaron un rol clave: “hay una chica regordeta con un mohicano que siempre está caído, una alta muy flaca, una chica con ‘cara de nada’, el ‘guatón’ del grupo tiene los rasgos reales de alguien gordo. Pero son todos rasgos circunstanciales, nunca son el foco del diálogo. Dentro de su grupo, ellos son normales”, destaca. De igual forma, detalla su reconstrucción de Santiago en los escenarios del cómic: “La idea es que fueran atemporales, porque cuando crecimos podías perfectamente ver un Lada del 85 en 1998. No pasamos a la modernidad de un día para otro, ni toda la ciudad evolucionó inmediatamente. Aún quedan muchos lugares en Santiago donde parece que el tiempo no pasara, y te sientes como en la infancia”.

Esta historieta, es también la primera incursión de la editorial en un género distinto a la acción y la aventura que caracteriza sus publicaciones. Según comenta el editor Claudio Alvarez, “esta es una apuesta distinta, que apunta a una historieta que rescata lo cotidiano, con historias y personajes con los que todos nos podemos sentir identificados. Hay un rescate y una búsqueda interesante en sus viñetas, que hace que si viviste en esa época te sientas conectado, pero también tiene el encanto atemporal de revivir ese tiempo en que tu mundo eran tus amigos y pensar cómo sería el futuro… y eso es universal”.

Cigarrillos del Edén estará disponible este fin de semana en el stand de Acción Comics en la Comic Con Chile, y también en www.accioncomics.cl con envío a todo el país.

Anuncios

Las Armas del Metabarón: el cómic que Jodorowsky esperó siete años

Uno de los grandes títulos presentes en nuestro catálogo es la primera novela gráfica de Alejandro Jodorowsky editada y publicada en Chile. Se trata de “Las Armas del Metabarón”, lanzada originalmente en Francia en 2008, y que cuenta con los dibujos de Travis Charest y Zoran Janjetov.

El libro, publicado en Chile por Acción Comics (editora de “El Gran Guarén”, “El Ejército de Dios” y “Dylan Dog” entre otros títulos), está a la venta en el sitio www.accioncomics.cl y en librerías y tiendas especializadas a un precio de referencia de 10 mil pesos.

El camino de la novela gráfica, basada en la monumental saga “La Casta de los Metabarones” del chileno, no fue fácil. Jodorowsky trabajó en el proyecto con el canadiense Travis Charest, conocido por el detalle y calidad de su arte, pero quien demoró por siete años la publicación.

Básicamente Charest se volvió loco“, comenta el editor de Acción Comics, Claudio Alvarez. “No sólo trabajaba cada página en un formato gigante, sino que no hacía bocetos antes de ponerse a dibujar y pintar.Charest no acostumbraba a colorear él mismo sus dibujos, por lo que entre el desafío de estar colaborando con Jodorowsky y la presión de tener que completar el trabajo íntegramente, colapsó: su entrega de páginas se redujo hasta llegar a sólo dos por año. Hay que decir que viendo el nivel de detalle de sus ilustraciones, la espera vale la pena. Es un festín visual“, agrega Alvarez. La obra, que había comenzado en 2001, fue completada por otro colaborador habitual de Jodorowsky, Zoran Janjetov, y publicada finalmente en 2008.

De nivel mundial

Metabaron2
Arte de Travis Charest.

“Para nosotros poder publicar en Chile un trabajo como este es un lujo”, resume el editor. “Jodorowsky debe ser el autor chileno de cómics más influyente y reconocido a nivel mundial, por lo que traer de vuelta su talento para que sea apreciado por el público chileno era una oportunidad que no podíamos dejar pasar“, comenta Alvarez acerca del acuerdo con la editorial francesa Les Humanoides Associés que permitió la realización del libro.

Jodorowsky ha dicho sobre su relación con la narrativa gráfica que “me dediqué al cómic porque era una forma de expresión donde no tenía productores, no tenía censura… hacía lo que quería. He hecho lo que querido, y colaborando con grandes artistas”. “Hoy, la literatura se está dando en un mundo gráfico. Es una nueva forma de hacer novela”.

CuñaMetabaron
Arte de Travis Charest.

En “Las Armas del Metabarón”, Alejandro Jodorowsky vuelve a presentar a “Sin Nombre”, el heredero de la ancestral familia Castaka y último Metabarón que creara junto a Moebius en “El Incal”, y cuya historia desarrolló en la monumental saga “La Casta de los Metabarones”. El chileno compone una historia centrada en la acción, con los elementos clásicos del “universo Jodorowsky”, pero donde lo que luce es el festín visual que proponen los artistas. En este apartado destaca especialmente el trazo de Charest, cuyo detalle y color demoró esta obra por años (lo que motivó el ingreso de Janjetov al proyecto), en una espera que -a la luz del arte de sus páginas- parece haber valido la pena.

En el libro, el Metabarón se enfrenta a una serie de desafíos imposibles, en una cruzada que lo llevará a los límites de un mundo onírico y lleno de peligros, para conquistar las armas que pueden destruir el universo.

Arte de Zoran Janjetov.

Jodorowsky y el cómic
Famoso en todo el mundo como cineasta “de culto”, psicomago, tarotista y escritor, Alejandro Jodorowsky es además uno de los principales referentes de la historieta contemporánea.

Aún cuando ya en los años 60′ publicó historietas en México, no fue sino hasta comienzos de los 80, con la publicación de “El Incal” junto al francés Jean Giraud (Moebius), que el chileno desarrolló un universo propio, donde mezcló la simbología del tarot y la espiritualidad propia de su obra, con las ideas que no pudo plasmar en su intento por adaptar al cine “Dune”, de Frank Herbert.

A partir de esa experiencia, Jodorowsky se consolidó como creador fundamental para el cómic europeo, con más de cien álbumes publicados en 35 años, entre los que destacan “La Casta de los Metabarones”, “El Lama blanco”, “Los Tecnopadres” y el western “Bouncer” del que hoy se prepara una adaptación cinematográfica.


Publicado originalmente en www.cooperativa.cl

Novedades 2018: Harou, La Joya del Sol Rojo

Hace algunos días dimos a conocer el Catálogo Internacional que presentamos a editores extranjeros en el Festival Internacional de la Historieta de Angoulême. Uno de los títulos más llamativos incluidos en él es Harou, La Joya del Sol Rojo.

Nacida de la prolífica imaginación de Gonzalo Oyanedel (El Viudo, El Ejército de Dios, Malas Calles, Nuke, Máscaras), y con el arte de Lucho Inzunza (La Senda del Errante, El Cardenal), Harou se inscribe en la tradición de la literatura pulp norteamericana, y es una declaración de amor a la obra de autores como Robert E. Howard, y al subgénero “Sword and Planet” de la fantasía épica. De hecho, será la primera publicación de Acción Comics en el formato de relato ilustrado.

¿De qué se trata la historia?

La joven reina Alasya despierta en su cuarto, tras una horrible pesadilla premonitoria: La Horda Negra de Thetko -hechicera exiliada junto a su raza a la región septentrional de Izan- desembarca en la costa arrasando con todo. Su intención es obtener un tótem oculto en la ciudad santuario de Nilae desde la Guerra de los Dioses e invocar con él a sus antiguos aliados para recobrar el trono que le fue arrebatado a los suyos tras el conflicto.
Desesperada, Alasya reúne a sus mejores combatientes (Syx el Héroe de las Galaxias, la alada Kestrel y el centauro blindado Duxas) para que se adelanten a los hechos encontrando a Harou -la guerrera salvaje que vive como una ermitaña- y convencerla de que se una a la batalla, consciente de que es la única esperanza para derrotar a sus enemigos.

Harou, La Joya del Sol Rojo será publicada este año. ¡Pronto tendremos más novedades!

¡Comenzó la preventa de La Venganza del Rey Rata!

El equipo que dio vida a la aventura guareniana más leída del cómic chileno vuelve con El Gran Guarén: La Venganza del Rey Rata, un nuevo cómic ambientado en el Santiago de 2015.

En esta nueva historia, Marco, Felipe, Carolina y Estanislao aún luchan por retomar sus vidas. Pero cuando una misteriosa amenaza pone en peligro toda la ciudad, los héroes se ven obligados a volver a un lugar donde juraron no retornar: el subterráneo de Santiago. ¿Podrán salir vivos esta vez?

Visita ahora nuestra tienda online www.accioncomics.cl y -por tiempo limitado- aprovecha de poner tu nombre en el libro con nuestra preventa. ¡No te quedes fuera de este nuevo episodio y descubre el horror que se esconde bajo la capital!

 

Dylan Dog: Pura Sangre

Dylan Dog es detective y va por la vida topándose con monstruos, fantasmas, zombies, misterios varios y chicas bellas. Con esa premisa ha vendido millones y es un clásico del cómic italiano, que debuta por acá con un tomo de edición nacional y portada con firma de dibujante chileno.  Por Rafael Valle M.

Puedo leer la Biblia, Homero o Dylan Dog durante días y días sin aburrirme”. Elogio certero el del semiólogo Umberto Ecco. Dylan Dog no da pausa y en sus mejores momentos hay siempre una sorpresa en la página siguiente: un monstruo devorando cadáveres, la revelación de un ventrílocuo asesino, la venganza de un espectro, el encuentro amatorio y sin censura con una bella súcubo. En estas páginas la marca del cine de terror italiano está en su desfile de engendros y caprichos visuales, pero también porque el fantasma del sexo siempre anda rondando a Dylan (“Prefiero Dylan a secas. Suena ridículo que me llamen Sr. Dog”). O al menos una chica curvilínea anda (des)interesadamente por ahí, como bien revela la portada de «La Gran Nevada», el tomo editado en Chile por Acción Comics y que marca el debut local del personaje.

Dylan Dogarticulo1En Dylan Dog hay sangre y carne y mucho más, y ahí está el acierto de Tiziano Sclavi, el guionista creador y dueño de esta franquicia fenómeno. En las andanzas del protagonista hay novela negra y fantasía y ciencia-ficción y referencias a todo y a todos. Bloch se apellida el ex jefe del ex policía Dylan, que tiene como ayudante a Groucho, un clon físico y verbal de Groucho Marx, que pone el toque de comedia en medio de las pesadillas (“No veo la hora de morirme para echarme un sueño”). Sumen los homenajes y citas a películas y las canciones populares que el ex detective de Scotland Yard tararea en la oscura comodidad de su casona londinense, y asoma todo un cóctel de géneros y referentes.

Con ese sello, Dylan Dog, el investigador más famoso del fumetti (historieta italiana), es incombustible aunque lleva casi 30 años en lo mismo: resolviendo casos raros. Paranormales. Sobrenaturales. Inexplicables. Dylan Dog debutó en 1986 en la editorial Sergio Bonelli y no envejece ni cansa ni se cansa.

Hoy se publica en varios países de Europa, donde vende unos cuatro millones de revistas al año y es traducido a 17 idiomas.

DYLAN POP

“Dylan Dog bebe de muchas vertientes y una muy fuerte es la cultura pop, que Sclavi le puso de manera clara. Se ven las influencias y no hay vergüenza en hacerlas evidentes”, señala Claudio Álvarez, editor de Acción Comics. “Dylan se sienta en su casa a ver una película de zombies de George Romero, o se pone a cantar una canción conocida. He revisado guiones escritos por Tiziano Sclavi y las instrucciones son explícitas para el dibujante: este personaje se parece a tal personaje, de tal película”.

22
Dylan Dog: La Gran Nevada.

Con esa moral recicladora, el investigador fue bautizado en honor al poeta galés Dylan Thomas y debutó en papel con la estampa del actor británico Rupert Everett, que deslumbró a Sclavi en la película «Another Country» (1984). El detective no tan solitario, de mirada melancólica, viene con la marca del homenaje a cuestas y en la edición chilena no hay excepción, con ese valor agregado que es la ilustración de portada hecha por el dibujante local Javier Bahamonde (imagen superior); uno de los acuerdos que Álvarez logró al negociar los derechos con Panini, representante de la editorial italiana Bonelli.

“Lo de la portada fue un sueño cumplido por poder mostrar talento chileno afuera, pero también porque pudimos retomar cierta tradición de los años 60 y 70, cuando a nuestro país llegaban revistas extranjeras de historietas, de aventuras y acá se les hacían nuevas portadas, nuevo arte o se retocaban. Es retomar eso, lo que hacían editoriales como Zig-Zag”, explica el editor.

El otro guiño de «La Gran Nevada» es más de nicho, más para fanáticos del género. La historia cuenta que Dylan sueña con una nevazón sobre Londres que viene acompañada de zombies, sólo para despertar viendo cómo la pesadilla se hace realidad. Los dibujos son del argentino Enrique Breccia, nombre propio en el área y también hijo del ilustrador Alberto Breccia, autor de una siniestra versión de «El Eternauta…» y su mítica nevada mortal sobre Buenos Aires.

PERSONAJE

«La Gran Nevada» no la firma Sclavi, sino su compatriota Luigi Mignacco. Dylan Dog es una franquicia que escriben y dibujan varios autores, con su creador supervisando hace más de una década. Como su personaje, Sclavi se ha enredado con fantasmas ajenos y personales. En la época de mayor éxito de Dylan hubo alcoholismo, bulimia y agorafobia, para alimentar la fama bizarra del guionista, enemigo de las entrevistas y las fotografías y más amigo de periódicas sesiones con el terapeuta.

dylan-dog-rupert-everett
Rupert Everett y su alter ego.

Tiziano Sclavi hoy también reparte el tiempo como escritor de artículos y de novelas. Ya contaba con varias antes de dar el golpe con Dylan Dog y una de ellas marcó el solapado debut del detective en la pantalla grande. «Cemetery Man» (1994, basada en el libro «Dellamorte Delamore») fue una película de terror elogiada por Scorsese y con… Rupert Everett en el papel principal, investigando misterios en un camposanto y –salvo la ausencia de la eterna camisa roja de Dylan– luciendo igualito que su doble comiquero de también eterna chaqueta negra y bluyines.

Dylan Dog: «Dead of Night» (2011) fue el segundo intento del personaje en el cine. Una producción ítalo-estadounidense con Brandon Routh en el rol protagónico y que pasó sin pena ni gloria. Horror maquillado y vestido con CGI para convertir a Dylan en otro de esos sabuesos paranormales multiplicados en el cine y en la TV (sí, los de «Los Archivos X») y en un tipo demasiado canchero para parecerse al detective taciturno y lector de poesía de las páginas en blanco y negro, y que le compite en fobias a su creador: “No me gusta pasar el fin de semana fuera de la ciudad: me producen pánico los insectos, los bichos y los murciélagos y no entiendo por qué en el suelo hay hilos verdes en lugar de asfalto”.

dylan-dog-dead-of-night-poster-big
Brandon Routh como Dylan Dog.

No es fácil dar con el espesor que existe en las páginas con el sello impuesto por Sclavi, que se mueven en niveles múltiples por las referencias, claro, los matices del personaje y el tono experimental que el autor introdujo en sus relatos. En el recorrido de Dylan Dog hay historias donde la acción va acompañada de partituras dibujadas como banda sonora para el encuentro con la muerte o el deseo. También abundan las máscaras y los dobles fondos que desencajan el clímax: el monstruo que perdona al victimario que lo convirtió en tal o la aparente víctima que se saca la máscara para mostrarse como la fuente del mal. Sí, la sorpresa y los niveles de lectura que no aburren a Ecco.

“Es inútil que busque una historia para contar. Es el lenguaje lo que debo encontrar, como he hecho siempre. Yo no cuento historias, cuento el modo de contarlas”, dice Tiziano Sclavi, que en ese afán se ha despachado algunas de las frases memorables que son axiomas en la filosofía dylanesca.

Otra de tantas: “Siempre pregunto a mis clientas si amaban al marido que han matado. No podría cortejar a una viuda inconsolable”.

Porque las mujeres, por cierto, son las que más llegan a la consulta de Dylan. Con ellas, si se lee entre líneas como esta historieta siempre obliga, aparece el peligro. Pan de cada día para el detective que siempre viste igual y, por tal, parece no envejecer, aunque después de tanto tiempo en carrera ya sospecha que en todo lo suyo hay algo muy extraño: “No soy yo quien encuentra a los monstruos. Son ellos quienes me encuentran. Quizás, para ellos, el monstruo soy yo”.

* Publicado originalmente en Revista La Panera.